Siete juegos de mesa que toda familia competitiva debe tener en casa

Por redaccionnyl el 17/04/2017

Pocas cosas hacen más daño a un niño que quitarle su espíritu competitivo, así que no se le ocurra nunca prohibirle las ganas de ganar o privarle de la experiencia de perder.

Lo que hay que hacer en esos casos es canalizar las ganas de competir. Y la mejor forma que se nos ocurre son estos juegos de mesa que además estimulan la inteligencia y no la cercenan como sí hace la televisión.

Todos estos juegos tienen aplicación en la vida real y lo mejor de todo es que cuando los hijos crecen y se van de casa siempre habrá en ellos la excusa de reencontrarse para competir hasta el final como en los viejos tiempos. En resumen, se trata de siete adicciones muy positivas para toda la vida.

Risk

Este no es juego cualquiera. Ni siquiera es un juego. Risk es la simulación de un tablero real de las guerras napolénicas y quienes lo juegan llegan a odiarse como enemigos reales durante el tiempo que dure la partida. Las personas demasiado vengativas deberían abstenerse de dar este paso fundamental en sus vidas. Risk es el juego de la guerra, y es ideal para aplacar por completo los estados de ánimo autodestructivos de familias disfuncionales (siempre y cuando todo se quede sobre el tablero).

Clue

Este es el juego de la sospecha, el juego de los deductivos, de los que poco a poco pueden ir juntando pistas. Tu familia debe tener siempre un juego de Clue guardado en algún armario porque la aventura por adivinar quién es el asesino siempre resulta una tentación para quienes pasan el día compitiendo entre ellos. Para familias muy pero muy nerds recomendamos la versión de Harry Potter del juego.

Monopoly

Claro, no podía faltar. Lo más interesante es que hay familias que en serio creen que los hijos que más ganen en Monopoly serán los que más éxito tengan en los negocios. Quizá eso tenga algo de cierto, pues se trata (usted ya lo sabe) de una simulación de lo que ocurre en el mundo de los inversionistas. Este juego nunca pasará de moda.

Damas chinas

Deberían llamarse damas alemanas porque fue allá donde las hicieron, pero los estadounidenses quisieron venderlas como más exóticas y les pusieron Chinese Checkers. Las damas chinas son un juego que puede mantener ocupados a los miembros de toda familia en números siempre pares que van de dos a seis. Gana el primero que lleve todas sus fichas al ala opuesta de la estrella y es algo así como mucho más emocionante de lo que parece.

Scrabble

Ideal para las familias competitivas que además tienen una biblioteca en casa, pues casi siempre esa biblioteca es el inicio del amor por las letras y un vocabulario rico. Esto puede volverse bastante personal si se juega en una casa de escritores.

Póker

Hay un vino que se bebe con mujeres de la mala vida en la calle y hay un vino que se bebe en la mesa con la familia. Lo mismo ocurre con el póker, un juego que puede sacar de nosotros los más profano pero también nos ayuda a ser pacientes e intuitivos. Si pretende tener el set de póker en su casa, le recomendamos que lo guarde cuando los niños superen la adolescencia. Haga que se les olvide, pues si siguen jugando después de los 20, buscarán otras emociones y comenzarán a apostar entre ellos la herencia que usted les deje.

Ajedrez

Es cierto que solo dos pueden jugar a la vez y que cuando un de los miembros de la familia comienza a ganar demasiado termina obsesionándose, convirtiéndose en un profesional y dejando sin oportunidad de diversión a los demás, pero si tiene todos los juegos anteriores será poco probable que el ajedrez sea lo único que jueguen. Lo bueno de este juego es que despierta las ganas de razonar e interpretar el entorno que siempre tiene el cerebro.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com