El ilustrador que tiene en jaque a los factores de poder en Japón