Seres inquietos: 10 autores que escribían de pie