Scarlett Johansson, la carne y la trascendencia del espíritu