Sarah Mahoney o así es la vida de quienes no crecen en el tercer mundo

Por Patricia Smith el 02/05/2017

Los que dicen que la vida es para disfrutarla deberían ver a quienes piden comida en las esquinas las ciudades latinoamericanas o deben caminar kilómetros cada día para tomar un poco de agua en África. Sé de lo que estoy hablando porque crecí viajando entre el desastre venezolano, las mieses del imperio gringo y las ganas de levantarse que tienen ciudades como Bogotá.

También viajé a Mozambique, donde los dictadores talaron todos los árboles para que la oposición no pudiera ni comer ni tener sombra, y a Sudáfrica, donde las mujeres himba de Namibia van a buscar algo de estabilidad sin perder las costumbres de su pueblo porque son lo único de lo que se sienten orgullosas.

No, la vida no es para disfrutarla sino para sobrevivirla. Y quienes tienen chance de disfrutar deberían darse con una piedra en los dientes cada vez que se quejan porque les cancelaron la rumba del jueves o porque ya los martes no son lo mismo en la discoteca de moda.

Revisando B-Authentique, mi revista favorita -perdón, Néstor, por no decir que es Nalgas y Libros-, di con una modelo que me encantó: se llama Sarah Mahoney y es el ejemplo perfecto de la mentalidad polímata de los jóvenes bellos y talentosos que nacen en el primer mundo bien alimentados y con grandes oportunidades de hacer con sus vidas lo que les dé la gana.

De Sarah me llamó la atención una biografía que conseguí en la página de Starnow: “Mi nombre es Sarah Mahoney Tengo 22 años y soy originaria de Nueva Zelanda. Me mudé a Sydney hace dos años después de terminar la uni. Tengo un diploma en Hospitalidad y Gestión de Eventos. Siempre he estado muy interesada en la moda, los eventos y en cantar. He estado haciendo de promotora y modelando durante dos años para productos y Marcas a través de Medios Sociales con fotógrafos profesionales. Soy muy entusiasta y comprometida con todo mi trabajo. Por favor, no dude en ponerse en contacto conmigo si desea saber más o tiene alguna pregunta. Muchas gracias, Sarah”.

¡Magnífica! Esa es la vida llena de sueños que deberían tener los jóvenes de clase media del continente que amo. Pero aquí los gobiernos parecen odiar a los jóvenes y lo declaran en cada acto, en cada decisión… Estoy frustrada. Veo tanta pobreza, tanta desigualdad… veo tanta porquería que por eso insisto en que la vida no es para disfrutarla sino para sobrevivirla. Y al próximo latinoamericano que me diga esa estupidez lo golpearé.

Las siguientes fotos se las tomó el talentoso Steve McKee a Sarah para B-Authentique, y son de una belleza extraordinaria. Así que perdónenme por dañarlas con estos comentarios sin sentido que digo desde mi vida fácil, mis fiestas y mi escritura esporádica; o sea, desde toda mi hipocresía.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com