Sara Kipur. Por Tarek William Saab

Por Tarek William Saab el 23/03/2017

I
Quisiera imaginar
que es un pequeño tronco
en forma de barca
navegando
en los confines
de las aguas
nevadas
sin hojas
sin ramas
sin flores
Un pequeño tronco
en forma de barca

 
 

II
aterido
de cruzar
precipicios
rebotando
al paso veloz de rocas blancas
precipitadas
hacia el fondo de las montañas
hasta ser una línea
invisible
en el horizonte de Yaret…

III
El débil tronco
es el cuerpo
de una niña
que debió llamarse
Zahra
o tal vez Sara Kipur
(((yo corría
corría
todo cedía
bajo mis pies
descalzos

IV
Vi caer
árboles
paredes
balcones enteros
con madres dentro
escapé del terremoto
más no vencí mi destino
de inocencia
(ahogada)
en las frías corrientes
del río Kunhar

V
Ahogada
bajo techos y ladrillos
pude haber sido madre
de unos niños
que el mediodía
celebra
niños tostados de fiebre
cazadores
de manchas solares
en los estanques
donde el color de millares de peces
iluminan mis ojos…

VI
No pudieron ser los juegos
las muñecas de trapo
los triciclos
no pudo ser la salvación
nadie me auxilió
en medio de la separación de los suelos
y el desplome
de los sueños)))

 
 

VII
Sara Kipur
de diez años de edad
arrasada
por los escombros
multiplicados
como hongos fantasmales
se abrió paso
al crujir de la tierra
por Manshera
por Hatian
por Rawalakot

VIII
Ahora vaga
rauda
y aceleradamente
por las tormentosas
riberas
del río
Kunhar
aguas
azules
azul
cobalto
plomizo
que perturba el alma

IX
Su cuerpo
de madera infantil
flota
ligeramente
junto a restos de búfalos
becerros
trozos de carreteras
y murallas
Cerca de los ríos azules
y las montañas
más allá del duelo
y los picos de nieve

X
tan lejos
y tan cerca
de los troncos
navegando
solitarios
bajo los puentes
donde yace
Sara Kipur
hecha flor de lodo
junto al ganado marino
Emergiendo
de una de las Tragedias de Esquilo
en fuga,
temblando como Electra

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com