Samanta Schweblin, una argentina a las puertas del Man Booker International

“Mis editores ingleses llamaron por teléfono para darme la noticia. Me acuerdo que en el taller se armó un gran revuelo así que para hablar tranquila me encerré en la cocina y que cuando quise compartir la noticia en mi Twitter no podía escribir de cómo temblaba. Fue todo un shock”.

“Mis editores ingleses llamaron por teléfono para darme la noticia. Me acuerdo que en el taller se armó un gran revuelo así que para hablar tranquila me encerré en la cocina y que cuando quise compartir la noticia en mi Twitter no podía escribir de cómo temblaba. Fue todo un shock”.