Las provocativas muñecas que marcan la evolución del sexo

Por redaccionnyl el 06/04/2016

Desvincular al sexo de la reproducción ha sido tarea del hombre desde tiempos pretéritos. Ahora ese afán por engañar a la naturaleza ha llegado a extremos tan exuberantes que ya ni siquiera se conserva la trampa del enamoramiento.

Los japoneses trabajan sin cesar en crear robots sexuales cada vez más perfectos. Mientras tanto, la muerte y el sexo se han unido en una suerte de necrofilia sin remordimiento que cada vez se hace más popular entre quienes están dispuestos a gastarse 6.000 dólares en una esclava sexual de silicona.

Sabemos que poca gente está dispuesta a gastar tanto dinero en una muñeca tan real que parece una muerta, pero ¿tendría sexo usted con una de estas linduras si alguien se la regalara? El debate ético en este punto es tan privado y morboso que difícilmente llegue a la palestra de los medios de comunicación. De todas formas, algunas empresas creadoras de robots ya han creado dispositivos para evitar que sus clientes “abusen” de sus máquinas.

Decía Úrsula Iguarán que el tiempo no pasa, sino que da vueltas en redondo. Hace siglo y medio en Francia estaba encendido el debate sobre si los canacos de Nueva Caledonia eran humanos o no, y ahora una universidad de Arabia Saudita trata de averiguar si las mujeres lo son. Algo parecido podría ocurrir en cualquier momento cuando las real dolls y los robots se fusionen en un mismo tipo de cyborg. ¿Está bien abusar sexualmente de una máquina?

real-dolls-21

real-dolls-20

real-dolls-19

real-dolls-18

real-dolls-17

real-dolls-16

real-dolls-15

real-dolls-14

real-dolls-13

real-dolls-12

real-dolls-11

real-dolls-10

real-dolls-9

real-dolls-8

real-dolls-7

real-dolls-4

real-dolls-3

real-dolls-2

real-dolls-1

imagendest1

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com