Rahutia la bailarina. Por Roberto Arlt

Hay escritores argentinos consagrados que se volvieron grandes intelectuales y renegaron de Roberto Arlt porque su escritura simple les parecía demasiado alejada de la academia. Pero esa es precísamente la magia de este narrador que hizo de la anécdota sorprendente un oficio que lo llevó a un éxito que muchos habrían soñado.

Hay escritores argentinos consagrados que se volvieron grandes intelectuales y renegaron de Roberto Arlt porque su escritura simple les parecía demasiado alejada de la academia. Pero esa es precísamente la magia de este narrador que hizo de la anécdota sorprendente un oficio que lo llevó a un éxito que muchos habrían soñado.