¿Quién disparó contra el nido del pájaro? Por Tarek William Saab

Por Tarek William Saab el 08/02/2017

1
Venidos en diligencias sostenidas por animales
pasan los soldados
Cargan en el brazo derecho un puñado
Ade sangre
bañada con sables
(((Regresamos cabizbajos
ellos
desde una tanqueta
de acero
meditan
General:
“Quiero decir, con toda claridad y sin
falsas modestias, que creo haber cumplido
adecuadamente mi deber”)))

 
 

2
(A su salud
vuestra merced
hoy las calles saludan con pañuelos a media asta
tiempo de tregua
las niñas tapiadas en sus cuartos
no podrán ir al colegio
desde hace dos días confundo
celebración
con tiniebla)

3
-Avanzar
hacia lo alto de la Horqueta
desperdigados en números de cien:
(((no puede
mi general
ayer vi caer una familia en pleno
una cuadra completa se derruía a mis pies
boquearon los farallones a la hora del gallo
quién consagró el espanto
el espectro del colono
quien a esta guardia lo aventó del
sepulcro)))

4
EL TIRANO AGUIRRE
hubiese querido rendir sus fuegos
esta madrugada
de febrero
seguro su sentir
tendría el olor de la pobrecía
que niebla el día
Su figura acaso también acusa
la misión del mayoral
el mismo que hoy golpea su pecho
ante la poca saña:
“Mi mayor satisfacción habría sido
llevar a cabo la misión sin costo alguno
Puedo afirmar con el mayor respeto
por mi pueblo
que la cifra exacta de personas muertas
durante esos eventos es de
277”

5
Muñecos de anime
o de nieve
caídos como barajas en el cinzano
sólo
277
así, parecido a sacar mariposas
del fondo de una red y
hacerlas estallar en el aire
Alcemos otra calavera de vino
contra la pared
brindemos por tan baja monta
los fantasmas no hablan
tampoco quien cuenta los huesos
al otro lado del río

6

“Yo era una muchedumbre que abanicaba
el cólera bajando
con un palo demarqué mi destino
ahora hablo al borde del arcano
amurallado en el centro de una fosa
Yo era un humo que jamás afloró
sino en la tierra del cannabis y el hambre
nuestra memoria afloró un pacto con el eterno
quise ser papagayo, cometa o volantín
por un momento me dejaron ser
fui abrevadero de caballos
y potreros
blancos
y en medio de mi frente brillaba tembloroso
el tricolor nacional”

7
Qué haré ahora
después de tanto
estar detenido
en medio de mí mismo
Cuál puerta abrirán al sueño
si el resto heredado por siempre

es un hacha
amolada
con las manos de Dios
(Caracas, 27 de febrero de 1990)

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com