¿Por qué no debemos colocarle tilde a ‘solo’ en ningún caso?

Por Néstor Luis González el 01/03/2016

En su Ortografía de 1956, la Real Academia Española advertía que la palabra solo llevaba tilde cuando funcionaba como adverbio y que no la llevaba como adjetivo.

Sólo estoy acompañándola a hacer sus compras

Estoy solo y no hay nadie en el espejo.

Por más claros que estén los ejemplos, la confusión reinó durante años en escolares que no terminaban de entender la diferencia, y cuando al fin la aprendieron, la Real Academia Española rectificó y publicó en su Ortografía de 2010 que esa palabra nunca debía acentuarse.

La verdad es que de todas formas solo es una palabra grave que termina en vocal y que no debería llevar tilde en la primera o, pero la supuesta necesidad de desambiguación había motivado a que le colocaran tilde a algo que se podía cambiar por solamente o únicamente.

Pero más allá de los cambios que anunció la RAE, muchas personas siguieron colocando esa tilde tal vez porque tuvieron que invertir muchos años en aprenderse la regla como para que ahora vengan a desecharla. El detalle es que la lengua es tan viva como la tecnología, porque de hecho la lengua es una de las formas elementales de tecnología que diseñó el ser humano.

Lo mismo ocurre con los médicos que al fin aprendieron a usar un aparato y de la noche a la mañana les inventaron otro. Lo mismo ocurrió con los fotógrafos que pasaron años aprendiendo a revelar con gracia para que ahora las cámaras sean digitales y el Photoshop ofrezca posibilidades infinitas. Así es la vida.

Como la resistencia continuó entre quienes finalmente se aprendieron la regla vieja, la RAE explicó que aquella supuesta confusión que podía generarse era falsa, y que el riesgo de ambigüedad es casi nulo.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com