Por beber una copa de oro. Cuento de Ricardo Palma