Para llorar: los peores negocios de la historia

Los buenos negocios surgen de buenas decisiones. Pero, muchas veces, las buenas decisiones están empañas de malos augurios, corazonadas erróneas y caprichos sin sentido.

Los buenos negocios surgen de buenas decisiones. Pero, muchas veces, las buenas decisiones están empañas de malos augurios, corazonadas erróneas y caprichos sin sentido.