Ocho libros que nunca, jamás, deben ser llevados al cine

Si alguna vez se adaptase alguno de estos libros, nos cortarían la historia por la mitad, o simplemente tendrían que cambiarla de alguna manera, hacer una especie de monstruo con los pedazos “que venden” y desechar los que sobran para las versiones extendidas y todas esas porquerías que suelen hacer los directores de cine.

Si alguna vez se adaptase alguno de estos libros, nos cortarían la historia por la mitad, o simplemente tendrían que cambiarla de alguna manera, hacer una especie de monstruo con los pedazos “que venden” y desechar los que sobran para las versiones extendidas y todas esas porquerías que suelen hacer los directores de cine.