Ocho costumbres que los hombres deberían aprender de sus padres

Por redaccionnyl el 24/08/2016

1. Abrir y sujetar las puertas para ella

Sí, es cierto que tenemos manos y brazos y que sabemos abrir y sujetar las puertas de los bares, los restaurantes o el coche. Pero si nos la abren ustedes, pueden estar seguros de que vamos a percibir el gesto y lo vamos a valorar de manera positiva.

2. Ofrecerse a pagar la cuenta en la primera cita

A pesar de que casi todos nosotros, tanto hombres como mujeres, por lo general nos encontramos en una situación con un presupuesto más que ajustadito, si puedes pagar la cuenta, siempre ofrécete a hacerlo. Además, si ella es una buena persona, lo más probable es que no te deje pagarlo todo, que prefiera que la dividas. Este es un gesto que de alguna manera no solo muestra que tú eres un caballero, sino que también te permitirá conocer algo más de tu acompañante, según reaccione ante esta situación.

3. Ayúdale con el abrigo

No es que ella no sepa quitárselo o ponérselo. Es solo un pequeño gesto de caballerosidad. Además de ser un pretexto para acercaros a nosotras…

4. Céntrate solo en ella

Sabemos que a lo mejor os cuesta un poco, que hay más mujeres atractivas alrededor, pero intenta que no se te vayan los ojos mientras estás con alguna chica. Nosotras no somos ciegas, pero si nos interesan nos centramos en ustedes como si no existiera nada más alrededor.

5. No trates de meterte en su cama a la primera de cambio

A no ser que sea eso lo único que te interese, para lo cual ni hacen falta citas, ni caballerosidad, ni nada. Pero si la chica en realidad te gusta, aunque sea duro, espera. Es mejor mantener la tensión sexual durante algún tiempo y así, cuando llegue el sexo, será mil veces mejor.

Contención = puntos extra.

6. Asegúrate de que llega bien a casa

Acompáñala hasta el portal dando un paseo, en el taxi o en el metro. Pero asegúrate de que llega sana y salva a casa, que la noche es peligrosa.

7. Escríbele o llámale la mañana siguiente

Si la cita ha ido bien y se gustan, qué más da que le escribas la mañana siguiente. Siempre nos comemos la cabeza pensando en si escribir o no escribir, en si vamos a parecer unos desesperados o unos locos… Pero la verdad es que si de verdad existe un interés, una mujer jamás pensará nada de eso.

8. Tener pequeños detalles con ella

No hace falta comprarle flores en la primera cita, ni tampoco cada día, pero sí de vez en cuando tener un pequeño detalle con ella. No tienen por qué ser grandes cosas ni tampoco cosas caras, pero si es la chica indicada, cualquier cosa que indique que has estado pensando en ella le hará feliz, sin importar su valor.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com