Nuestro primer cigarro. Por Horacio Quiroga