No sé por qué venero la pornografía. Un poema de Andrés Neuman