No es culpa del semen. Un poema de Enza García