Niñita tocando piano o quién fuera sordo. Por Aquiles Nazoa