Niñita tocando piano o quién fuera sordo. Por Aquiles Nazoa

Por redaccionnyl el 05/01/2016

Comedia musical en un acto. Al levantarse el telón, una muchacha que parece un merengue está tocando una pieza clásica, que también parece un merengue. Su mamá, situada en primer plano entre la aterrada concurrencia, es la única que parece manifestar alguna alegría por lo que está sucediendo. El diálogo comienza momentos antes de terminar la música. (¡La música!)

UNA DAMA (a la mamá de la niñita): ¡Ay, pero que bien toca! ¿Cómo se llama eso que estaba tocando?

LA SEÑORA: Ay, ¿no lo conocía? Eso se llama piano.

UN CABALLERO: ¡Por Dios, señora!… Mi esposa se refiere a la melodía…

LA SEÑORA: Pues es un nocturno clásico. Una melodía que tiene más de cien años.

LA DAMA: ¡Ah, con razón suena tan mal! Figúrese, una cosa tan vieja tiene que haberse echado a perder en tanto tiempo.
EL CABALLERO: Y dígame, señora, ¿cuánto pagaron ustedes por ese piano?

LA SEÑORA: Doce mil bolívares.
LA DAMA: ¡Doce mil bolívares!… ¡Pero eso está botado, señora!

EL CABALLERO: ¡Hum! A mí lo que me parece que está botado son los doce mil bolívares…

LA SEÑORA: ¿Cómo dijo?

EL CABALLERO: Aquí… que sí, que está barato… Que solamente la niñita vale los doce mil bolívares… Porque esos pianos los venden con niñita y todo ¿verdad?

LA SEÑORA: ¡Cómo…!

LA DAMA: Que… quiere decir que la niñita vale un tesoro, que toca divinamente.

LA SEÑORA: ¡Ay, que amable!… Y eso que ustedes no la han oído tocando cuatro.

EL CABALLERO: ¿Cómo? ¿Tocando cuatro pianos? ¡Si con uno toca tan mal, como será ese zaperoco con tres más!

(En ese momento termina el concierto. Todos aplauden con robusto entusiasmo).

LA SEÑORA (yendo muy relamida hacia la niñita): ¡ay, que éxito te has anotado, Triquinia! ¡Escucha esos aplausos! ¡Vas a tener que tocarles otra cosa!
TODOS: ¡No, no, la pistola! ¡Socorro, socorro!

LA SEÑORA: ¿Cómo que no? Pero y entonces, ¿Por qué aplauden, pues?

EL CABALLERO: Es que usted está tomando el rábano por las hojas, señora. Nosotros no estamos aplaudiendo para que toque otra vez, sino porque ya terminó de tocar.

TELON RAPIDO

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com