Natalia París o cómo ser la ex de un narco y hacer que la gente lo olvide

Quienes hablan de la desgracia de ser bonita lo hacen casi siempre desde la hipocresía. Nacer bonita facilita todo y con algo de inteligencia -no demasiada- las puertas se abren el los pasados se perdonan.

Quienes hablan de la desgracia de ser bonita lo hacen casi siempre desde la hipocresía. Nacer bonita facilita todo y con algo de inteligencia -no demasiada- las puertas se abren el los pasados se perdonan.