Natalia París o cómo ser la ex de un narco y hacer que la gente lo olvide

Por redaccionnyl el 10/05/2017

Natalia París es una de las modelos colombianas más famosas de la historia. Sus fotos en ropa interior atavían todavía los fondos de pantalla de miles de computadoras y los chistes sobre su supuesta falta de inteligencia no terminan de pasar de moda.

Lo bueno es que a Natalia le importan un pito las críticas. Dice que gracias a esos chistes ha logrado vender muchos bronceadores y aparecer en muchas revistas y programas de televisión. Pero lo asombroso es que ha sido tan efectiva en su autopromoción como modelo que pasa el tiempo, la gente le ve el trasero una y otra vez y nadie parece recordar realmente que estuvo casada con un famoso narcotraficante.

Claro, nosotros no decimos que estar casada con un narco sea algo malo: lo que queremos acentuar es que ya casi nadie habla de eso y sí todos recuerdan la belleza de Natalia. El mérito es de ella, que no se dejó vencer por su pasado y se dedicó a lo suyo con constancia.

De todas formas en Wikipedia sí aparece una mención al capo Julio César Correa Valdés (conocido como Julio Fierro) y a la hija que París tuvo con él. Pero el matrimonio quedó reducido a lo anecdótico en medio de una biografía marcada por la belleza y por un trasero perfecto del que sí vale la pena hasta escribir un ensayo.

En serio hay quienes hablan de la desgracia de nacer bonita como si se tratara de un karma, pero lo hacen desde la hipocresía o la mentira porque ya se sabe que las bendecidas y afortunadas por el azar genético tienen todo más fácil, y que cuando aplican un mínimo de esfuerzo e inteligencia les va mejor, y que cuando se dedican con mucha constancia a su éxito hacen que la gente incluso olvide que estuvieron casadas con un célebre narcotraficante.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com