Michelle Randolph y la sencillez de las supermodelos millennials casi anónimas

Por redaccionnyl el 21/08/2017

Así como los CEO de esta década usan playeras de un solo color, blue jeans y zapatos deportivos para ir a dirigir sus grandes corporaciones, las supermodelos tampoco tienen nada qué demostrar.

La sobreexposición mediática es propia de quienes aún no han alcanzado las metas que se proponen (excepción, caso Kardashian), por eso estas modelos que desde tan temprana edad modelan en MIlan o París, ni siquiera se ocupan de tener demasiados seguidores en Instagram. El mejor caso para explicarlo se llama Michelle Randolph.

Solo tiene 19 años y es una sensación, no para los sedientos usuarios de las redes sociales sino para quien le importa: los diseñadores, fotógrafos, periodistas y productores más importantes del mundo de la moda.

Así, la única diferencia entre este tipo de supermodelos y una muchacha sencilla de cualquier comunidad es que la supermodelo compra lo que quiere y lleva, incluso a veces en secreto, la vida que todas las demás quieren.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com