Mi vida huele a flor. Por Elvira Sastre Sanz