Mi abuelo se hizo rico gracias a estos cuatro consejos que le dio Bruce Lee en persona

Por Patricia Smith el 16/04/2017

Mi familia y yo viajamos cada Navidad a Estados Unidos mientras mi abuelo estuvo vivo. Lo más interesante de escucharlo era que él nunca repetía sus historias, o más bien casi nunca porque todos los años nos decía que el mismísimo Bruce Lee le había dado cuatro consejos para alcanzar el éxito antes de los cuarenta años.

Aunque nos contó la historia muchísimas veces sin cambiarle ni un solo ápice a su estructura, recuerdo que nos nos creía que le creyéramos. Por eso la penúltima Navidad antes de su muerte llevó a un decrépito amigo suyo a la cena con el único objetivo de que le diera la razón en esa y otras anécdotas.

La presencia de ese otro viejo sí que nos hizo dudar del abuelo, pero luego seguramente todos pensamos (yo lo pensé) en que nadie con una posición tan buena como la suya haría tales esfuerzos para defender una mentira.

Lo concreto es que mi abuelo decía que durante un mes vio clases de artes marciales con el ulterior actor y que un día lo llamó antes de que se fuera a su casa y le dijo: “Mira, Joseph, tienes que enfocarte. ¡Concéntrate! ¿Quieres tener éxito antes de los 40 años? ¡Enfócate en cada cosa y no pienses en más nada mientras la hagas!”

Esa frase la repitió cada vez que contó la historia y la recuerdo con precisión. Pero voy a parafrasear la totalidad de los consejos porque mi memoria no es tan buena:

1. Enfócate en cada cosa y no pienses en nada más mientras la hagas.

2. Vive con lo necesario y no te excedas.

3. Olvídate de lo que piensen o digan los demás y sigue tratando de mejorar cada día.

4. Arriésgate siempre y no tengas miedo de perder porque cuando pierdes agarras experiencia para tener una mejor victoria cuando al fin la consigas.

Mi abuelo insistió siempre en que pudo haber usado esos cuatro consejos para alcanzar el éxito en cualquier área, pero que optó por hacer dinero porque le pareció lo más obvio. También decía que su hubiese leído esas cuatro recomendaciones en cualquier libro de autoayuda le habrían parecido simples patrañas, pero que al escucharlas de la boca de aquel hombre se convirtieron en sus cuatro leyes de vida.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com