Mexicanos protestan contra el alza a gasolinas, con aval de autoridades

Por redaccionnyl el 04/01/2017

Llegaron 12 minutos antes del amanecer, listos para pelear con quien les impidiera tomar una caseta de peaje en la autopista México-Puebla en protesta por el alza en los precios de las gasolinas, pero ganaron por no presentación porque los cobradores les dejaron el paso libre y la Policía no los molestó.

 
 

La carretera que va de la Ciudad de México a Puebla, en el centro del país, fue la primera a la que llegaron este miércoles los manifestantes opuestos a las acciones del Gobierno que, en coincidencia con el inicio del año, aumentó el precio de las gasolinas y el diésel hasta en 20 %.

Pero, contrario a lo esperado, tuvieron luz verde.

“Paso libre, recupera algo de lo que el Gobierno te ha quitado”, decía el cartel que portaba una mujer que no fue molestada, salvo por el calor que la obligó a beber un litro de agua antes del mediodía.

Un automovilista de nombre José, originario de Puebla, se negó a dar su apellido porque, según cree, los medios están en favor de los poderosos. Pero acepta hablar y considera legítimo haber pasado la caseta de cobro sin pagar el peaje porque así le tumbó 108 pesos (unos 5 dólares) al Gobierno que le subió la gasolina.

“Está bueno esto para que aprendan a respetar al pueblo; en la tele hablan a toda hora del presidente (electo de Estados Unidos, Donald) Trump, pero los mexicanos tenemos al enemigo en casa”, dice, y de inmediato corta porque detrás de su auto azul índigo una camioneta espera a pasar.

Las tomas de carreteras en protesta por la subida de precios dificultaron el acceso a la capital desde primera hora de este miércoles, pero en la autopista a Puebla lo más llamativo fue la pose de aburrimiento de los ganaderos que espantaron el tedio metidos en las redes sociales de sus móviles mientras a cinco metros los inconformes insultaban al presidente Enrique Peña Nieto.

“Ya ni Haití; allí el salario mínimo es de 5 dólares. En México no llegamos a eso. Así como subió la gasolina subirán los precios de (los productos de) la canasta básica y no vamos a descansar hasta que Peña Nieto desista de aumentar la gasolina. La gente está cansada de las mentiras de ese señor”, dice a Efe Manuel Martínez.

Es un militante del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), encabezado por el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, y líder de la toma de la caseta de peaje, bien vista por los conductores que, al menos hoy, recuperaron más o menos lo que gastaron en el combustible de su automóvil.

Félix Arellano, otro de los organizadores de la toma, coincide con Martínez y dice que ya era hora de que los mexicanos presionaran para exigir respeto a sus derechos y hacer una demanda auténtica de recuperar el petróleo que, en su opinión, ha sido vendido con la reforma energética promulgada por el presidente.

“No + abusos”, “Pueblo unido jamás será vencido”, “Fuera Peña, ya renuncia” son los lemas de algunos de los carteles a la vista de todos, cuyos portadores se mueven con libertad.

En otros lados las protestas estuvieron ligadas al robo y vandalismo. En vías como la carretera México-Querétaro y la México-Tizayuca, el tránsito fue afectado por bloqueos.

Fue diferente la historia rumbo a Puebla, donde los de arriba, los del Gobierno objeto de las ofensas, dieron el visto bueno para las acciones.

Fue una decisión en el mismo tono de un discurso del presidente Peña Nieto, quien dijo en televisión a quien quisiera verlo que no sabían cuánto le dolió subir la gasolina.

“Como presidente de la República comprendo la molestia y el enojo que hay entre la población y entre distintos sectores de nuestra sociedad”, dijo, y añadió: “El costo de no velar de forma prioritaria por nuestra estabilidad económica sería aun mayor, mucho más doloroso y costoso de lo que significa la medida que se ha tomado”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com