Marika Fruscio, para los amantes de lo exagerado