Margarita o el poder de la farmacopea. Por Adolfo Bioy Casares