Margaret Atwood y la profundidad de los pequeños detalles

Margaret Atwood es una perenne observadora: una mente inquieta que escribe quizás en un intento de traducir la insólita vastedad de un mundo de ideas cada vez más complejo.

Margaret Atwood es una perenne observadora: una mente inquieta que escribe quizás en un intento de traducir la insólita vastedad de un mundo de ideas cada vez más complejo.