Lujuria, el libro que hace temblar a la élite de la Iglesia católica

Por redaccionnyl el 19/06/2017

En 2015 Emiliano Fittipaldi publicó “Avaricia”, un libro que vendió 200.000 copias y que describió con detalles las propiedades inmobiliarias de la Iglesia católica en Londres, París y Roma con un precio total de 4.000 millones de euros. Lo curioso es que la Iglesia alquila a bajo precio estas propiedades a empresarios. A partir de allí aparecieron otros escándalos, revelados por diversas fuentes como el prelado español Lucio Ángel Vallejo.

Los católicos acumularon tanta rabia por las revelaciones de este periodista que el mismo papa Francisco lo tildó de ladrón durante un discurso en la plaza de San Pedro. Y es que Fittipaldi se jugó con “Avaricia” la posibilidad de pasar ocho años en la cárcel aunque ni una sola línea del libro fue desmentida. Pero el Vaticano no logró austar al autor.

Por eso en 2017 apareció “Lujuria”, un libro que parece que hará mucho más daño en la santa sede.

Es que claro que no es lo mismo hablar de corrupción que de abusos sexuales a niños, y menos si los acusados son altísimos cargos de la Iglesia católica.

“La iglesia católica me ha perseguido, pero no creo que tenga un especial interés en meterme en la cárcel. Lo que buscan es distraer a la opinión pública, que se pregunten si yo he robado, mentido o exagerado, en vez de centrarse en si la iglesia ha tolerado y encubierto a los pedófilos”, dice Emiliano Fittipaldi sobre su trabajo.

Efectivamente, entre las acusaciones que salen desde el Vaticano contra Fittipaldi no hay ninguna que trate de desmentir sus investigaciones. Todas buscan desacreditarlo por otros temas. Por ejemplo, el director de Radio Maria afirmó que Fittipaldi debería tener el mismo final que Judas, léase morir ahorcado.

“Tristemente, esta actitud no es nueva: nunca quisieron mirar de frente a la verdad para limpiar las miserias de la curia. Ni en Roma, ni en el resto del mundo”, lamenta el autor.

Sobre el papa Frencisco, Fittipaldi es contundente: “Bergoglio es un gran comunicador. Tiene un carisma muy potente. Alguna de sus posturas me ha sorprendido, de manera positiva, creo que ya se ha ganado un puesto en la historia. Dicho esto, su ‘revolución’ no tiene todavía efectos prácticos: los curas pedófilos son ocultados y protegidos, incluso hay obispos y cardenales que les dan cobijo y les promocionan en la jerarquía. Mi libro explica con detalle casos concretos como George Pell, Oscar Maradiaga y el cardenal Errazzuriz, entre otros”, recuerda.

Las acusaciones que articula ‘Lujuria’ son muy concretas: fechas, ciudades, descripción de los abusos, nombres de agresores y de los altos cargos que les protegen. Tampoco faltan las cifras económicas -muchas veces, ridículas- que ofrece la iglesia católica a cambio del silencio de las víctimas.

“Hay casos increíbles como el del cardenal Pell, que terminó encargado de la secretaría económica del Vaticano (para entendernos, el numero tres del Vaticano). En Australia, su lugar de procedencia, muchas familias le han acusado delante de una comisión gubernamental de horribles abusos sexuales. También ha ayudado a otros curas pedófilos dándoles casa, dinero y hasta seguros médicos. Las peticiones de justicia de las víctimas, algunas de ellas niñas, no han sido escuchadas. Para muchos padres, Pell es un sociópata. Se dedica a intentar cerrar los casos con unos pocos dólares, aprovechando la necesidad de las familias de atender a las víctimas”. ¿Cuál ha sido la actitud de Bergoglio? “Primero promocionarle, luego defenderle”, señala Fittipaldi.

“Lujuria” contiene mucho más, y su divulgación será cada vez más incómoda para un factor de poder global tan importante como la Iglesia católica.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com