Los objetos que no deben poseer quienes se unen al Estado Islámico

Por redaccionnyl el 06/07/2017

Lejos de los campos de batalla de Mosul (Irak) y Al Raqa (Siria), en los pueblos controlados todavía por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), los extremistas siguen imponiendo su ley y prohibiendo todo tipo de música o juego recreativo.

En una foto difundida hoy en una de sus cuentas de la red social de Telegram, un grupo leal al EI muestra varios instrumentos de música destrozados después de haber sido supuestamente requisados por el cuerpo parapolicial de los yihadistas, la “hisba”.

Los restos de un laúd, un xilófono, un violín partido por la mitad, dos panderetas, varios teclados de órganos destripados y un tablero de ajedrez aparecen entre otros objetos en la foto, en cuyo pie se puede leer “Muestra del trabajo de la Oficina de la Hisba en Hud al Yarmuk (Siria): Incautación y destrucción de cosas prohibidas”.

La fotografía forma parte de una serie de imágenes difundidas por el grupo Ejército Jaled bin al Walid, una agrupación yihadista que juró lealtad al Estado Islámico.

En el reportaje fotográfico, una patrulla de agentes de la “hisba” recorren con su vehículo la población, situada en la provincia meridional siria de Deraa.

En uno de los momentos seleccionados por los radicales, los “policías” del EI aparecen junto a una carnicería supuestamente “vigilando los comercios”, como reza un breve texto impreso sobre la foto.

En otra estampa se ven varias cajas llenas de cartones de tabaco, y en la parte baja también se puede leer la misma frase que acompaña a la fotografía de los instrumentos musicales: “Muestra del trabajo de la Oficina de la Hisba en Hud al Yarmuk (Siria): Incautación y destrucción de cosas prohibidas”.

Como parte de su propaganda, el EI suele difundir, además de comunicados de guerra y vídeos de combates y ejecuciones, grabaciones y fotografías de las zonas que todavía controla en Siria e Irak, en las que intenta mostrar una imagen idealizada de la realidad.

La “hisba” del EI y de otros grupo yihadistas funciona como una especie de cuerpo policial y de inteligencia en las zonas que controla y es también habitual la publicación de reportajes de su trabajo en las redes sociales empleadas por los radicales

El término “hisba”, cuyo significado literal en árabe es “rendir cuentas”, se empleaba en el mundo islámico para designar el cargo de supervisor de los asuntos generales y controlar las subidas de precio y también se cargó de un significado religioso-moral.

En algunos países de mayoría musulmana como Arabia Saudí se utiliza también este vocablo para denominar a la “policía religiosa” o de la moral y que actúa bajo el lema religioso de “imponer lo conocido y prohibir lo que está mal”.

El EI, que todavía gobierna sobre amplios territorios en Siria e Irak, impuso en 2014 un califato tiránico, que vive ahora sus peores momentos con la pérdida de la práctica totalidad de la ciduad iraquí de Mosul y con la localidad siria de Al Raqa su “capital”, asediada por las Fuerzas de la Siria Democrática, una alianza de milicias encabezada por los kurdos.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com