Los inversores rompen la regla básica del mercado financiero