Los cuentos vagabundos. Por Ana María Matute