Locos por el fútbol: lo que ocurre cuando el hincha no se aguanta