Lo que en serio y con urgencia debes evitar del lenguaje corporal

Por redaccionnyl el 14/02/2017

Muchos especialistas alrededor del mundo publicaron extensos trabajos acerca de la importancia del lenguaje corporal y de la forma en que podemos manipularlo. La siguiente lista incluye 25 gestos que debemos evitar.

Postura

Cuando tenemos una reunión social a la que asisten personas relacionadas a nuestro trabajo o una entrevista laboral, es importante asumir una buena postura. Especialistas en el lenguaje corporal como Eliot Hoppe, autor de varios libros y experto en este área, recomienda “ponerse derecho y aplicar un caminar enérgico, ya que queremos mostrar nuestro deseo de estar ahí y confianza en nosotros mismos”.

Mirar a otro lado cuando nos hablan

Si miramos a los ojos a una persona que nos está hablando demostraremos seguridad y atención. Esa actitud será tomada de manera positiva por el locutor. Todo lo contrario sucederá si bajamos la mirada o cambiamos el foco hacia otro sector. Esto puede transmitir una sensación de inseguridad o desinterés en el tema que se está tratando.

Abrazar objetos durante una conversación

Si al hablar con otra persona abrazamos una pila de libros, nuestra computadora portátil o un portafolio estaremos transmitiendo sensación de timidez o incomodidad. Esta actitud puede interpretarse como un deseo de escondernos detrás de un objeto. Siempre es mejor mantener a nuestro costado los elementos que traemos al momento de hablar frente a una audiencia.

Mirar el celular

El gesto de mirar nuestro celular durante cualquier tipo de charla es una fuerte señal de que no nos interesa lo que la otra persona nos está diciendo. También puede ser interpretado como una acción arrogante. Siempre será mejor silenciar o apagar nuestro teléfono celular si estamos en una conversación importante o reunión de trabajo.

Vestirse desprolijo

No es malo vestirse “cool” o “estar a la onda” pero si constantemente nos mostramos desprolijos enviaremos una mala señal a los otros. El tener desatados los cordones, la camisa fuera del pantalón o usar colores llamativos puede indicar que somos desordenados. También habrá quienes piensen que simplemente no nos importa esa reunión o que además somos desprolijos para trabajar.

Girar o mover los ojos hacia arriba

El lenguaje corporal puede ser mucho más poderoso e instantáneo que cualquier palabra salida de nuestras bocas. Mirar hacia arriba o girar los ojos cuando alguien se dirige a nosotros es una muy buena forma de enviar señales negativas. Generalmente puede interpretarse estos gestos como desinterés, aburrimiento, cansancio o hartazgo. Será mejor no hacer esos movimientos durante una charla.

Apretón de manos

“En la mayoría de los lugares del mundo, un apretón de manos en los negocios es la norma y a partir de él puedes tener una idea sobre si la persona es dominante y agresiva o pasiva”, dice Hoppe. Muchas personas saben que apretar débilmente la mano puede transmitir desconfianza o inseguridad pero también existen otras señales. Si durante el apretón utilizamos la mano libre para agarrar la muñeca, el brazo u el hombro de la otra persona estaremos demostrando cariño y confianza. En una entrevista de trabajo o reunión con algún desconocido será mejor no aplicar esos movimientos.

Mirar el reloj

Mirar el reloj durante una conversación hará que las otras personas piensen que estamos apurados y debemos irnos. Además transmite la sensación de que tenemos algo más importante para hacer. En ambos casos hará que quién se dirige a nosotros se sienta incomodo u apurado. Lo mejor es que durante esa charla mantengamos el foco de concentración en la otra persona y no miremos el reloj.

Balancearse de un pie a otro

Nunca debemos cambiar el peso corporal de un pie a otro durante una conversación. Ese gesto generalmente transmite disconformidad física y mental. También puede indicar que queremos abandonar la conversación. Los especialistas en lenguaje corporal recomiendan cambiar de posición cada dos o tres minutos.

Tocarse el cuello o acomodar el primer botón de la camisa

“Cuando nos sentimos vulnerables protegemos el área de nuestro cuello”, señala Hoppe. Si estamos en una conversación de negocios o reunión importante será mejor no acomodar el primer botón de la camisa ni tocarnos esa área del cuerpo. Ese gesto transmite inseguridad y también puede indicar que tenemos ganas de escondernos.

Tocarse la cara durante una conversación

A menudo tocamos nuestra cara durante una conversación con otras personas. Los especialistas en lenguaje corporal recomiendan evitar esas acciones. Llevar la mano a la boca durante una charla generalmente indica que estamos mintiendo. Si nos tocamos la nariz los demás pueden interpretar que nos decepciona lo que estamos escuchando. Siempre conviene alejar las manos de la cara cuando estamos hablando.

Llevar la mano a la pera cuando miramos a alguien

Quienes estudian los gestos aseguran que llevarse la mano a la pera cuando miramos a otra persona es un gesto contraproducente. Esta acción puede indicar que estamos juzgando al otro y hacerlo sentir incómodo. Además, pensará que lo que está diciendo no nos convence. De nuevo, mirar directo a los ojos cuando alguien está hablando será la mejor opción.

Rascarse la cabeza o el cuello

Nunca rasques tu cabeza o parte trasera del cuello durante una conversación frente a otras personas. Esto indicará que tienes dudas acerca de lo que dices o no estás del todo seguro de tus afirmaciones. Además pueden interpretar que estás mintiendo. Siempre será mejor mantener las manos fuera de la cabeza al momento de hablar.

Sentarse de forma incorrecta

Si queremos demostrar seguridad y atención debemos sentarnos con la espalda recta y la cabeza levantada. Esto hará que quién se dirige a nosotros perciba nuestro interés en sus palabras. Una muy mala opción es hacerlo encorvado con las manos caídas o sosteniendo nuestra cabeza. Esto hará que los demás interpreten que estamos aburridos o que la conversación nos produce malestar.

Sonrisa

Un gesto tan simple como la risa puede transmitir sensaciones positivas y negativas a los demás. Quienes entienden de lenguaje corporal aseguran que las sonrisas sencillas y de baja intensidad generalmente demuestran inseguridad, falta de confianza o timidez. Si vamos a sonreír, es mejor hacerlo con alta intensidad para lograr transmitir seguridad, confianza y amabilidad.

Masticar objetos

Además de ser una acción que está mal vista, masticar objetos como lápices, lentes o plumas transmite desconfianza e inseguridad. Si estamos en una reunión de negocios estos gestos pueden ser asociados con nuestra forma de manejar el trabajo. También harán que nuestras propuestas laborales sean tomadas con pinzas.

Caminar

Otro aspecto a tener en cuenta cuando estamos en una reunión importante es la forma de caminar. Las personas que lo hacen con la mirada hacía abajo y las manos en los bolsillos transmite sensación de derrota. Alguien que está preocupado suele andar a modo lento y con las manos en la espalda. Será mejor evitar esos detalles si queremos demostrar seguridad ante los demás.

Mover los dedos y pies constantemente

En una entrevista de trabajo o evento social importante no queda bien mostrarse ansioso y nervioso. Mover los dedos de la mano ininterrumpidamente transmite esas dos sensaciones además de reflejar que estamos inquietos. Golpear el piso una y otra vez con la parte superior del pie también es contraproducente. Esa acción indicará que tenemos falta de confianza.

Jugar con objetos

Nunca se debe jugar con objetos o golpear la mesa con los dedos durante una charla importante. Esto hará que las otras personas sientan que nos encontramos inseguros. Además, generará casi con seguridad la irritación de quien tenemos enfrente debido a la desconcentración que producen esos movimientos.

Parpadear constantemente

El parpadeo de ojos constante durante una conversación es un gesto que genera sensaciones negativas. A pesar de que se trata de un movimiento casi automático y prácticamente imperceptible muchas personas lo consideran grosero. Es una acción que suele inquietar a quienes nos están escuchando así que será mejor tratar de controlarlo. Más allá de que la mayoría lo considera un acto inconsciente, puede llevarlos a desconfiar de quienes lo reproducen.

Cuidado personal

El cuidado personal también habla por nosotros. En el ambiente laboral se aconseja llevar una apariencia prolija. Muchos entendidos aseguran que la barba desprolija o de más de dos días está mal vista. También las uñas sucias y el pelo demasiado largo o despeinado. Las mujeres no deben recargar demasiado el maquillaje ni llevar puestas demasiadas joyas porque eso puede puede producir sensaciones negativas en los demás.

Estirar el cuello de la camisa o remera

Si estamos hablando frente a otras personas, uno de los peores gestos que podemos hacer es el de estirar el cuello de la remera con la mano. Casi con seguridad llevará a que todos piensen que estamos incómodos y nerviosos. Otra vez, los especialistas nos recuerdan que las manos no deben dominarnos y que no serán bien vistos los movimientos demasiado bruscos.

Anotar algo mientras otra persona habla.

Cuando estamos escuchando a otro que nos habla directamente nunca debemos sacar una pluma del bolsillo y hacer una anotación. Esto hará que esa persona sienta desaprobadas las ideas y conceptos que nos transmitió. También puede llevarlo a cohibir una opinión sincera. Si queremos anotar algo debemos hacerlo cuando ya no estemos en esa situación o nos encontremos en soledad.

Comerse las uñas y frotarse el ojo

Uno de los peores gestos a realizar frente a otras personas, y sobre todo en reuniones laborales, es el de comerse las uñas. Esa acción no hará otra cosa más que transmitir inseguridad o nervios. Si además de esto decidimos frotarnos un ojo con el dedo índice haremos que las dudas con respecto lo que decimos se multipliquen. Por última vez: ¡las manos deben estar alejadas de la cara durante una conversación!

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com