Linda boquita y verdes mis ojos. Por J. D. Salinger

El éxito que le valió a Salinger su única novela, El guardián entre el centeno, fue tan brutal que desde 1967 hasta su muerte prefirió ocultarse de la opinión pública. Este relato nos habla de la calidad literaria que obsesionó al mundo.

El éxito que le valió a Salinger su única novela, El guardián entre el centeno, fue tan brutal que desde 1967 hasta su muerte prefirió ocultarse de la opinión pública. Este relato nos habla de la calidad literaria que obsesionó al mundo.