Leonard Cohen extiende la mano para seguir al amor de su vida, Marianne