Las provocativas bocas de Óscar Delmar, tributos al deseo