Las maravillas de Dalton Getty, el escultor de lápices