Las 10 prostitutas de lujo más caras del mundo

Pagar por la simulación del amor es tan patético que se parece a la condición humana; y como todo lo que es demasiado humano, es ilegal en casi todas partes. Pero hay que alertar sobre quienes le sacan mucho provecho económico a esto del alquiler propio.

Pagar por la simulación del amor es tan patético que se parece a la condición humana; y como todo lo que es demasiado humano, es ilegal en casi todas partes. Pero hay que alertar sobre quienes le sacan mucho provecho económico a esto del alquiler propio.