La única palabra que no puede ser escrita pero sí pronunciada

Por Néstor Luis González el 02/01/2016

En la recopilación “Cuentos breves y extraordinarios”, de Jorge Luis Borges y Aldofo Bioy Casares, aparece un relato titulado “Polemistas” en el que varios gauchos analfabetas debaten sobre escritura y fonética. Uno llamado Crisanto Cabrera sostiene que toda palabra hablada puede ser escrita. Otro, al que llaman Albarracín, dice que la palabra ‘trara’ no puede escribirse.

La historia termina con un garabato que Cabrera dibuja en el suelo con la punta de su cuchillo y con la afirmación de un viejo -también analfabeta- que determina que ahí dice ‘trara’. El cuento es adjudicado a un tal Luis Antuñano que bien podría ser un personaje inventado por Borges o por Bioy, pero el debate no es falso ni inútil.

¿Podemos escribir todo lo que decimos en castellano? Sí, todo menos el imperativo de la palabra ‘salirle’. Cada vez que hay que escribirlo, dudamos y preferimos darle otro orden a la oración para evitarlo. Cuando un bloguero identificado como “Un arácnido en camiseta” preguntó en 2011 a la Real Academia Española cómo escibirlo, recibió la siguiente respuesta:

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:
La interpretación forzosa como dígrafo de la secuencia gráfica ll en español hace imposible representar por escrito la palabra resultante de añadir el pronombre átono le a la forma verbal sal (imperativo no voseante de segunda persona de singular del verbo salir), oralmente posible si, por ejemplo, ordenáramos a alguien salir al paso o al encuentro de otra persona aludida con el pronombre le: [sál.le al páso], [sál.le al enkuéntro].Puesto que los pronombres átonos pospuestos al verbo han de escribirse soldados a este, sal + le daría por escrito salle, cuya lectura sería forzosamente [sá.lle], y no [sal.le]].

Esa explicación convirtió desde entonces oficialmente al imperativo de ‘salirle’ en la única palabra de la lengua castellana que podía ser dicha pero no escrita, y aunque en 1897 la escritora peruana Clorinda Matto de Turner -llamada la Obrera del Pensamiento- había propuesto en su “Analogía” la utilización de un guion para poder escribir ‘sal-le’, la Real Academia Española negó esa posibilidad y no ofreció ninguna alternativa.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com