La torta que puso Adán. Por Aquiles Nazoa