La sesión de fotos de la perfecta Elsa Hosk para Glass Magazine

No es cuestión de obsesión. La realidad es que Elsa es casi perfecta, así que mirarla, aunque sea en imágenes, es una cuestión de deleite.

No es cuestión de obsesión. La realidad es que Elsa es casi perfecta, así que mirarla, aunque sea en imágenes, es una cuestión de deleite.