La serie de los 50 que tenía un villano llamado Trump que quería construir un muro

Por redaccionnyl el 16/01/2017

Ha sido tan increíble el fenómeno Trump que parece encajar en algunas fantasías distópicas, ya que muchos se han inquietado con las semejanza entre la realidad política actual de Estados Unidos y las disparatadas ideas de los creadores de cine y TV que tuvieron hace mucho tiempo.

 
 

Algunos con gran precisión: Hace 16 años Los Simpson predijeron la presidencia de Trump, ¿lo recuerdas?

Sorprendente es el caso de esta serie western titulada Trackdown, que CBS emitió entre 1957 y 1959 y que había sido mayormente olvidada hasta ahora, cuando la realidad parece haberla plagiado sin disimulo.

En un episodio de 1958, que tenía el sugerente título de “El fin del mundo”, Trackdown introduce un misterioso personaje que llega al pueblo para anunciar el fin del mundo pero también para autoproclamarse salvador.

Se trata, en realidad, de un charlatán, un embaucador, un vendedor de aceite de serpiente que busca engañar a los habitantes del lugar para su beneficio económico.

Su apellido es Trump, y su propuesta, construir un muro alrededor del pueblo para que los peligros no puedan entrar.

Su discurso inicial a la multitud:

Trump: —Les traigo un mensaje, un mensaje de gran importancia que no muchos de ustedes estarán dispuestos a creer. Un mensaje que solamente yo pude leer en los expedientes del universo. Pero no tengan miedo mis amigos. También les traigo los medios con los que podrán salvarse.

Ciudadano: —¿Salvarnos de qué?

Trump: —Del fin del mundo mi amigo… (Risas)… Lo que no espero que usted crea. Pero el resto de ustedes, aquellos que quieran estar vivos mañana, les diré esta noche cómo hacer para sobrevivir.

El mundo llegará a su fin a la medianoche de hoy. Sin mi ayuda y mi conocimiento, todos ustedes estarán muertos.

Nuestro héroe, el Texas Ranger Hoby Gilman (interpretado por Robert Culp), sabe que Trump es una farsa, pero lamentablemente todo el pueblo, incluyendo el sheriff, se ha creído su cuento del fin del mundo y están dispuestos a que los salve.

Gilman va a ver a un juez que cree que puede ayudarlo a detener al villano.

Juez: —¿Está aquí por lo de Trump?

Gilman: —Sí señor, ¿qué puede hacer con él?

Juez: —¿Qué pretende que haga?

Gilman: —¡Detenerlo!

Juez: —¿Por qué?

Gilman: —Porque quiere aprovecharse del pueblo.

Juez: —¿Puedes probar que eso es lo que se propone?

Gilman: —Bueno, es obvio.

Juez: —Sí, pero, ¿puedes probarlo? Para arrestarlo, un sheriff debe presentar cargos, y Trump no ha mostrado ni una sola cosa de la que podría ser acusado.

Gilman: —Bueno… Debe haber alguna manera de detenerlo.

Juez: —Si la hay no la conozco… Es algo curioso…

Gilman: —¿Señor?

Juez: —Cuando éramos niños le teníamos miedo a la oscuridad y cuando crecemos ya no le tenemos más miedo, pero es curioso como una gran mentira puede convertirnos a todos en niños nuevamente.

Finalmente, Trump da su discurso salvador:

Trump: —Soy el único que puede salvarlos. ¡Confíen en mí! Puedo construir un muro alrededor de sus hogares que nada podrá penetrar.

Estoy aquí para decirles cómo pueden salvarse.

El famoso cuento de Jorge Luis Borges, “Tema del traidor y del héroe”, describe cómo un hecho histórico de gran importancia política en Irlanda, fue digitado por sus propios protagonistas inspirados en viejas obras de Shakespeare. La realidad imitó al arte.

Tal vez los encargados de dirigir el mundo ahora pensaron que sería divertido que la realidad copiara a una olvidada serie western de fines de los 50.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com