La señorita de compañía. Por Agatha Christie

Hay incluso una fórmula matemática para descifrar quiénes son los asesinos en los relatos de Agatha Christie, pero la verdad es que el placer de leerlos no puede ganarle ni siquiera a una buena película.

Hay incluso una fórmula matemática para descifrar quiénes son los asesinos en los relatos de Agatha Christie, pero la verdad es que el placer de leerlos no puede ganarle ni siquiera a una buena película.