La profesora despedida por ser demasiado sexi para una secundaria ahora está feliz con su fama