La pisoteada y viva voz de los poetas palestinos