La modelo favorita de Georgi Dyakov en el paroxismo de un trance artístico