La letra b, símbolo del bien material más importante del hombre

Por Néstor Luis González el 14/01/2016

El libro del Génesis cuenta que, tras robarle la progenitura a su hermano y escapar de una muerte segura, Jacob se acostó a dormir en el mismo lugar donde su abuelo Abraham había hecho un altar para adorar al Altísimo.

Esa noche Jacob tuvo la visión de una escalera directa entre el cielo y la tierra de la cual bajaban y subían ángeles. El miedo del hijo de Isaac fue tal, que exclamó: “¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que la casa de Dios, y puerta del cielo”.

Desde entonces el lugar comenzó a ser conocido como Casa de Dios, que en hebreo se dice Bethel (beth: casa, el: Dios).

Hoy hablaré de la letra be, pero, ¿qué tiene que ver con el relato anterior? Bueno, que apareció más o menos en aquella época con la forma de un rectángulo sin la línea de abajo, como el dibujo de una casa (beth), para luego sufrir muchas transformaciones hasta adquirir su forma actual (B).

Los orígenes de ese pictograma se remontan a lo que se conoce como el protosinaítico semítico, una cultura anterior a los antiguos hebreos y a los fenicios, de la cual los egipcios y los griegos tomaron su escritura y propiciaron que llegara hasta nuestros días.

El bien material más importante que puede tener el ser humano es una casa, de ahí la importancia de esta letra en nuestras vidas.

Imagen: El sueño de Jacob. Por José de Ribera

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com