La ilustradora que mejoró los carteles de sus películas favoritas