La gigante tragedia de vivir en la capital del Kurdistán turco