La explicación griega sobre por qué ya no hay sirenas en el mar

Por redaccionnyl el 21/04/2017

Este Apolonio, alumno de Aristarco de Samotracia, fue autor de un tratado Sobre los dioses y un opúsculo sobre el Catálogo de naves inserto en la Ilíada del cual sacamos la respuesta a la interrogante ya hecha. Lea este pequeño fragmento titulado Orfeo y las sirenas para comprender qué fue lo que ocurrió.

Orfeo y las sirenas

Cuando los Argonautas pasaron en su nave por el sitio fatal, las sirenas cantaron para atraerles; pero Orfeo cantó con más dulzura y las eclipsó con los acentos de su lira. Y, como según tenía dispuesto el destino, la vida de las sirenas debía cesar en el momento que alguien escuchara sus cantos sin sentir el hechizo que estos producían, se precipitaron al mar y quedaron convertidas en rocas.

Importante

Fue apartir delsiglo IX de nuestra era cuando las sirenas comenzaron a ser descritas como criaturas mitad mujer mitad pez, pues anteriormente se las creía híbridos entre mujeres y aves.

En la mitología griega, las sirenas eran criaturas ligeramente difusas debido al remoto y rico trasfondo de su origen, probablemente ligado al mundo de los muertos. Según los mitos originales, se trataba de seres con cuerpo de pájaro y rostro o torso de mujer, que inequívocamente se distinguen siempre por el hecho de tener una voz musical, prodigiosamente atractiva e hipnótica. La tradición las hacía habitar en una Isla del Mediterráneo frente a Sorrento, en la costa de la Italia meridional (en ocasiones se alude concretamente a Capri).

El primer testimonio escrito que se tiene de ellas es su mención en la Odisea de Homero. Sin embargo, ya figuraban con la citada forma en las representaciones artísticas más antiguas de Grecia, muchas de las cuales son monumentos y ofrendas funerarias. Se deduce así su presumible vínculo con el otro mundo, unido al frecuente uso iconográfico de los seres alados para representar a los espíritus de los difuntos.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com